Gastronomía

Incienso verde. (Artemisia Absinthium.L.)

México es rico en planta medicinales… pero lamentable y inevitable su desapareciendo por el constante crecimiento poblacional o urbano. 

Román López González

Después de verlas por doquier entre los matorrales y en la foresta perennifolia, hoy, solo se observan en los pequeños jardines urbanos y rurales, como planta de emergencia (por los que conocen a las plantas medicinales y sus beneficios), o como planta de ornato.  Siempre, caminando por la periferia de esta ciudad, encontré curiosamente esta planta que describo hoy, cuya información e interés personal, me la dio la Señora Candelaria Arias Pérez, al comentarme que esa planta se le conoce como Incienso Verde o Ajenjo, excelente para combatir la diarrea excesiva y el vómito.

Bien pues el incienso verde, también se conoce como ajenjo y incienso de jardín, Asensio, ajorizo, artemisa amarga o hierba santa (Artemisia Absinthiaum.L), “pertenece a la familia “Asterácea”, es una pequeña planta de aproximadamente 1 m de altura; es muy ramificada; sus hojas son alternas bi o tripinnado separadas, las superiores solo son pinnado partidas, con los segmentos lineales y grisáceo por el abundante vello que las cubre por ambas caras.

Esta planta es originaria del sur de Europa; actualmente se cultiva en países tropicales y subtropicales de todo el mundo. En cuba esta planta es muy cultivada a escala doméstica. Su utilidad son sus tallos y las hojas.  Es muy efectiva para problemas digestivos: antiparasitaria así como otras propiedades atribuidas: aperitiva, tónica-estomacal, vermífuga, estomaquica, abortiva, febrífuga, tenuífuga, sudorífica, emenagoga, analgésica y antidiarreica así como  en el tratamiento de las afecciones articulares e intestinales en general. Pero para tomarlas tiene ser por dosis exactas pues, el aceite esencial presente en el follaje, tiene sustancias muy toxicas y algunas de ellas, genotoxicas.

Esta planta que enarbola nuestro jardín, tiene en su memoria mucha historia que algunos de nosotros no conocemos: rotundamente es Europea y se extiende a Asia, África y América.  Hoy en día, muy poca se ven en los jardines o colgadas en una base de barros sobre los barrotes de las ventanas de los hogares Palencanos.

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar