Gastronomía

JUJO (Maracuyá silvestre)

Román López González.

Existe en nuestra selva subtropical o montañas palencanas, un bejuco, o trepadora como lo conocemos en lengua Palencana, que da  una fruta, conocida como Jujo (maracuyá), es ovoide del tamaño de una manzana que cuando está maduro se pone de color amarillo intenso. Hoy en día, es una especie  en peligro de extinción debido a la gran deforestación que ha sufrido nuestro entorno natural (flora y fauna).

Realizando un recorrido dentro del Parque Nacional Palenque, pudimos constatar su existencia todavía, a manera de sobrevivencia, trepando por los arboles vivos de este lugar. Y así como este bejuco existen otros más que debemos cuidarlos.

Ahora bien ¿Quién o qué es esta fruta natural? Es maracuyá silvestre o parcha silvestre, es una especie de trepadora de frutos comestibles;  se distribuye por todo el continente americano, desde México hasta argentina y chile. Sus flores son sépalos y pétalos blancos.  Sus frutos son globoso, de unos 2 o 3 cm. Amarillento naranjado pasando a rojo cuando está maduro y tiene numerosas semillas negras encajadas en la pulpa que cuando los pájaros la ingieren, dispersan por doquier.

Su nombre “Pasiflora”, deriva del Latín: “flor de la pasión”(passio=pasión y “Flos”=flor), esto, otorgado por los misioneros jesuitas ahí por los años de 1610, esto derivado a la similitud de algunas partes de la planta con símbolos religiosos de la “pasión de Cristo”, el Látigo con el que fue azotado=zarcillos los tres clavos=estilos; estambres y la corola radial= la corona de espinas.

Esta planta fue utilizada por los prehispánicos y actualmente por nuestra generación  en la medicina tradicional para los problemas del sueño (insomnio), trastornos gastrointestinales relacionados con la ansiedad o el nerviosismo, trastorno de ansiedad generalizada y aliviar síntomas relacionados con la abstinencia de narcóticos.

Es utilizada también para la convulsiones, la histeria , el asma, los síntomas de la menopausia, trastornos por déficit de atención e hiperactividad, nerviosismo y excitabilidad, palpitaciones, latidos cardiacos irregulares, presión arterial alta, fibromialgia y alivio del dolor.  Esta planta contiene flavonoides y alcaloides que actúan en los trastornos del sueño.  También para controlar los espasmos musculares y el síndrome menstrual.

En el interior del Parque Nacional, existen todavía estas especies, esto no quiere decir, que corramos a cortarlos, ya que en el mercado municipal Guadalupe, los campesinos ya traen estos frutos bien maduros.

 

Mostrar más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar